viernes, 23 de agosto de 2013

Cambio de planes!

Se que prometí hacer una entrada con los distintos supermercados que frecuento y en los que compró habitualmente, pero a la hora de ponerme a redactar, mis pensamientos estaban en otro lugar, en concreto en dos que he visitado recientemente: Chiswick Park y Holland Park
Si hay algo especialmente que me ha gustado de Londres son sus parques, hay muchísimos, me encanta ver como la gente disfruta de ellos tanto en soledad, leyendo un libro o disfrutando del sosiego; como en grupo con los amigos pasando una tarde de picnic y de largas conversaciones, es un modo de vida dentro de esta cultura que me fascina. 
Entre todos los que he visitado hasta ahora, me quedo con los dos citados anteriormente, es verdad que no son los mas conocidos, por ello no están llenos de gente; pero si hay una razón por la que me han cultivado, es que en ambos, he tenido la sensación de estar adentrándome en otra época e incluso en otra cultura.

Comenzando con el primero, el Chiswick Park, llegamos hasta el andando por las orillas del río en el barrio de Hammersmith, en concreto desde su famoso puente y de ahí anduvimos un largo paseo disfrutando de las espectaculares casas que se sitúan a las orillas, de toque pintoresco y tradicional, además de las fabulosas cafeterias que se situan junto a la orilla, con terrazas que se abren hacia al rio, un ambiente que te invade de paz. 
De alli, llegamos hasta el parque, que se situa junto a la linea de metro del mismo nombre y la de Gunnersbury

 



Su denominación  se debe a la villa neopalladiana que encontramos en el interior de época barroca, pero con fuertes residuos clásicos como se puede apreciar, y es que su diseñador y también dueño de la casa, Richard Boyle, era una gran conocedor y amante de dicha arquitectura. Toda ella esta rodeada de un precioso jardín de inspiración italiana junto con el típico jardín inglés, salpicados por esculturas de estilo clásico; además de un precioso lago con una pequeña cascada y un puente, inmersos en una espesa vegetación  como si de un cuento se tratará. Es uno de los parques mas bonitos que he visto en Londres hasta este momento, debido a esa sensación recóndita del lugar. 
Gracias Jessi por mostrarnos este fantástico lugar, we miss you!!!






En segundo lugar, como ya he comentado, no solo te permite trasladarte a otro tiempo, sino también a otras culturas, y es lo que encontramos en el Holland Park, situado en la zona de Kensington y Chelsea. Al entrar por un pequeño acceso todo cambia con respecto a las lujosas casas que se hallan a su alrededor, ya que en un principio nos otorga un efecto salvaje, de frondoso bosque, pero conforme el camino avanza y nos va dirigiendo a su corazón, todo ello se va disipando, hasta a llegar a un cartel en el que se lee: Kyoto Garden, y unas escaleras que te permiten subir. 
Es terminar de ascender e introducirte en una cultura completamente diferente, en concreto la japonesa y sus jardines; es cierto que este año he estudiado de mano de unas de las mayores expertas en Arte Japonés de España, Elena Barlés (Doctora en Historia del Arte de la Univerdad de Zaragoza), los secretos y la hermosura de los jardines japoneses, pero no es lo mismo vivirlo que estudiarlo, y la verdad que la sensación que emana es mágica y placentera. 
En concreto, este es un jardín panorámico  compuesto por un lago, un puente y una pequeña cascada, así como los diferentes elementos que componen un típico jardín japonés, como las linternas, las carpas, los cantos rodados, la gravilla, las carpas o el tsukubai, todos ellos colocados con gran rigurosidad y por supuesto con un determinado simbolismo, haciendo referencia a ese carácter efímero del mundo y del ser humano. 
El mundo de jardín japonés es fascinante, todo esta colocado en un determinado lugar por razones concretas y todos sus elementos están elegidos con gran precisión para trasmitir un simbolismo determinado. 





No son los grandes nombres de jardines que retumban costantemente como puntos turísticos, pero realmente estos están por encima de muchos de los mas famosos, por ello recomiendo absolutamente verlos. Creo que el problema es la localización, porque tampoco están muy bien comunicados, sobretodo el primero, no se hallan en pleno centro, pero si quieres alejarte del mundanal ruido, son una visita obligatoria. 


Sigueme en twitter:
Follow me!

No hay comentarios:

Publicar un comentario