sábado, 20 de julio de 2013

"Último paso: preparación del equipaje"

He estado ausente mas de lo pensando porque hace un día y medio que llegué a Londres y desde que puse el pie en tierras inglesas no he parado ni un segundo. 

Fue el mismo día 17 de Julio cuando me puse a hacer ambas maletas (20 kg y 10 kg) desde primera hora de la mañana y desde principio fue un caos; después de poner unas seis lavadoras el día anterior, tocaba el momento de la decisión, el que llevarse y el que dejar en Zaragoza. Para ello, opté por separar el equipaje en dos lugares, en uno puse la ropa y otros utensilios necesarios para mi 100% y por el otro lado la ropa del "por si acaso", el problema vino cuando el primer montón comenzó a aumentar desmesuradamente, quedando el segundo bastante escueto, así que tuve que equilibrar ambas partes, mientras iba pesando la maleta en la báscula.






En cuanto al espacio, estaba completamente decidida a llevarme mi funda nórdica y mis sábanas (soy bastante pudorosa en ese sentido), y para que no ocupara tanto, lo que hice fue comprar en un bazar por 1,20 e unas bolsas llamadas de "compresión al vacío". Estas bolsas son utilizadas en casa frecuentemente para comprimir la ropa de invierno que ocupa mucho; tienen una especie de agujero por donde se coloca la boca del aspirador, absorviendo todo el aire y reduciéndola bastante. Estas bolsas permiten reducir el tamaño de muchas cosas y por lo tanto, también se puede meter mas cosas, pero claro, el peso cada vez es mayor.... así que me vi obligada en desprenderme de mis sábanas y funda nórdica puesto que pesaban unos 2,5 kg.




El mayor problema con el que me encontré fue el peso, tuve que quitar muchísimas cosas para llegar mas o menos a los 20 kg en la grande y estar constantemente pesando; en cuanto a  la pequeña, no estuve al tanto del peso porque había leído que no la pesaban, pero si que eran estrictos con las medidas.
Por ello me compré cosas que fueran lo menos pesadas posible, como las toallas de microfibra del Decathlon, una XL y otra L, son muy famosas porque son muy ligeras, no ocupan nada y se secan rapidísimo, ya lo he comprobado y me encantan!! También en esta tienda me compré un chubasquero en la sección de niños, que eran mas bonitos y de colorines, el típico que se pliega en si mismo y tiene dos cuerdas a modo de riñonera, también muy ligero. Lo adquirí  por la fama que tiene la ciudad de lluviosa, pero en estas 48 horas que llevó aproximadamente me voy derritiendo poco a poco, porque hace el mismo calor que Zaragoza!!! A los ingleses se les ve agobiadicos del todo, porque no están acostumbrados a estas temperaturas...

(Imagenes extraídas de la pagina web www.decathlon.com

Por último hice lo típico y me compré todo en miniatura: la laca, cepillo y pasta de dientes,  secador, plancha del pelo, crema corporal, espejito etc.

Una vez con las maletas cerradas, me enfunde varias capas de la ropa mas pesada que tenía (camiseta, camisa, jersey, cazadora vaqueta, parca y sombrero) con 30 grados y mis zapatillas Vans que son las mas armatoste y me dirigí el aeropuertoAquí vino el remate del dia, cuando me pesaron la maleta grande, el total era de 22,5 kg (siendo que en mi casa me había pesado 21 Kg y pensaba que serian algo benévolos, pero NO) tenia que pagar 40 euros por los dos kg de sobra y la chica muy amable me comentó que con 20, 5 me dejaba pasar sin pagar, recordando que yo previamente ya había pagado 35 euros por mi maleta, así que de LOW COST NADA. Después de esto, fui a introducir la pequeña en el cajón metálico de prueba que hay antes , como entraba de sobra decidí quitar cosas de la grande y meterla en la pequeña. La hinche demasiado y volví a meterla en el cajón, y no entraba, pero por mis narices tenia que entrar, con fuerza la logré meter, aunque casi no puedo sacarla!! XD menos mal que estaba mi padre, además, como ya comente al ser de tela es mas flexible. Se lo comenté a la chica y me dijo que si entraba fuera como fuera no habia ningun problema porque no la pesaban, pero que me pusiera al final de la fila cuando fuera a bajar a la pista, porque después de tener que probar la medida de muchas, se cansan y las últimas ya no les hacen caso. 

Así pues, una vez solucionados todos los problemas, con la maleta grande facturada y las despedidas que tanto odio, embarqué, pero el vuelo se retrasó una media hora, entonces nos hicieron pasar corriendo sin mirar medidas ni nada (aunque las que se veían mas hinchadas si que las paraban) pero yo entré disimuladamente entre mucha gente y ni se percataron, siendo que mi maleta parecía que iba a explotar en cualquier momento. 

Nunca había viajado en Ryanair, la gente corria y corria por la pista y no sabía porque, hasta que me enteré que los asientos se obtenían por orden de llegada,  en resumen, dentro del avión se formó una batalla campal para meter las maletas en las cabinas y en segundo lugar por coger los mejores asientos, con la mala suerte que me venia persiguiendo, me tocó en la parte inferior del avión, así que todas las turbulencias para mi y además, junto a mi asiento un pobre bebe que no paraba de llorar!!! Vaya viaje me esperaba...Hasta que después de 15 minutos aproximadamente despegamos y en realidad es como cualquier otro vuelo de otra compañía, exceptuando lo de los asientos, pero así ya hay otra cosa que contar. 

Después de poco menos de dos días en Londres, puedo decir que la ciudad es IMPRESIONANTE, la resumiría en tres palabras: TOLERANTE, MODERNA Y ENRIQUECEDORA, hay que reconocer las evidencias y es que nos da mil vueltas en muchos aspectos, pero la principal para mi, son las oportunidades que otorgan a la juventud. 

En mi próximo post hablaré de la compañia telefónica por la que he optado y también acerca del transporte público

XoXo 




No hay comentarios:

Publicar un comentario